El gringo y el negro – Beneficios de las mascotas para la salud mental.

Cuando lo conocí no me llamó mucho la atención, era pequeñito y le faltaba un poco de pelo en la cabeza producto de los hongos, su color estaba entre el crema y el blanco -más tirando para crema- y tenía esa indefensión que tienen los cachorros pequeños a quienes han separado de su madre. Fue casi impuesto en la casa ya que fue un regalo hecho por mi hermano a sus sobrinos, es decir, a mis hijos y cuando les preguntamos como querían llamarlo ellos dijeron Félix y así se le bautizó como “Félix el gato”, a pesar de que no tiene los colores del mítico gato de las caricaturas.

Este gatito ha crecido con nosotros por mucho tiempo y sigue en la casa compartiendo con nosotros toda la dinámica familiar: los juegos, las peleas, las enfermedades… ahora ya tiene 5 años y ha sido un compañero muy importante en la crisis que me dio hace poco; en esa crisis yo no podía dormir no podía relajarme era una crisis de trastorno de ansiedad generalizado (TAG) y en este tipo de crisis la persona es incapaz de estar relajada y mucho menos dormir y yo pasé tres días sin dormir y él me acompañó esos tres días dándome compañía, tratando de sentarse en mi regazo para que me sintiera más tranquila, lamiendo los dedos de mis pies y haciéndome dormir un poquito, de repente 30 minutos, por noche. Eso hace que yo esté muy agradecida con él, ya que sentí  a alguien despierto conmigo en mis peores momentos.

Además, Félix, aparte de que es muy cariñoso, siempre busca estar al pendiente de todos los que necesitamos un poco de calor, como cuando los chicos se enferman. Él es el gringo de la familia y es el miembro más preocupado por hacernos compañía.

IMG-20140726-WA0006

Ahora hablemos del negro; al igual que con el gringo, cuando lo conocí no me llamó mucho la atención, es más, me dio un poco de miedo pues era un cachorro grande de 3 meses, negrito, cruce con labrador. Cómo era cachorro era bien juguetón y mordía todo y a todos. Este cachorro se llama Russo, y no es mío, sino de una tía mía muy querida. La segunda vez que lo ví había crecido muchísimo, y lo ví porque a raiz de la crisis empecé a visitar la casa de mi tía muy seguido para descansar. Fue en ese segundo contacto que  me leyó en el acto, vi en sus ojos mucha empatía, parecía que sabía como me estaba sintiendo y se me pegaba para que lo acaricie y juegue con él; tanto así, que nos hicimos amigos muy rápido. Sacarlo a pasear se volvió habitual, especialmente cuando mi tía se fue de viaje y mi primo no podía sacarlo. Cuando lo saco jugamos con su pelota, corremos, botamos energía, distrae mi mente y me mantiene en el momento presente, saca de mí todas las preocupaciones o pensamientos en el pasado o en el futuro.

20180605_184914

Gracias a todo lo que he pasado he descubierto muchas cosas, entre ellas el verdadero poder que tienen las mascotas sobre nuestro estado emocional, lo empáticas que pueden llegar a ser y lo desinteresado de su acercamiento. Las mascotas son un tesoro que ahora valoro y entiendo; y en general la vida con el gringo y las visitas al negro me hacen sentir muy, pero muy feliz.

Anuncios

2 comentarios en “El gringo y el negro – Beneficios de las mascotas para la salud mental.

  1. Totalmente de acuerdo. Mi gato Ptolomeo no come cuando estoy enferma y no se mueve de la cabecera de mi cama. Las mascotas brindan amor incondicional.
    Un saludo para ti desde Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s