Una caminata al día

imagen-caminata

La popularidad de la “Caminata” como una actividad para mantenerse en forma, está creciendo mucho ya que es de bajo riesgo y de fácil inicio. Caminar ha probado sus beneficios para la salud en numeroso estudios. En un estudio de 80 años, de 13 000 personas, se encontró que aquellas que caminan 30 minutos al día, bajan su riesgo de morir prematuramente; lo cual no sucede con quienes no hacen ejercicio.

Un programa regular de caminata puede:

  • Reducir el colesterol de la sangre.
  • Bajar la presión sanguínea.
  • Incrementar la resistencia cardiovascular.
  • Mejorar la fuerza de los huesos.
  • Quemar calorías y mantener el peso bajo.

Prepárate

Un programa de caminata es fácil de comenzar. Todo lo que necesitas es ropa cómoda y zapatillas. La ropa debe ser fácil de remover para cuando cambie el clima o tu temperatura corporal. Las zapatillas diseñadas especialmente para caminatas son las mejores.

Todo ejercicio debe iniciarse con un calentamiento y algunos estiramientos simples. Camina alrededor de la casa por unos minutos para que la sangre empiece a ir hacia los músculos antes de que los estires. A pesar de que es más rápido calentar y estirar las piernas, no te olvides de tu espalda, hombros y brazos. Esto te ayudará a soltar la tensión y hacer tu caminata más agradable.

Muévete

Los caminantes principiantes, pueden hacer su caminata menos extenuante, limitando que tan rápido y que distancia recorren. Mantén en mente lo siguiente:

  1. Camina distancias cortas. Empieza con una caminata de 5 minutos y gradualmente aumenta tu distancia.
  2. Olvídate de la velocidad. Camina a paso cómodo. Concéntrate en una buena postura. Mantén tu cabeza arriba y tus hombros relajados.
  3. Balancea tus brazos naturalmente y respira profundamente. Si no puedes respirar fácilmente, baja la velocidad y evita las subidas.
  4. Asegúrate de conversar mientras caminas. Si no puedes conversar, estás caminando muy rápido.

Mantente en forma

La caminata es una actividad física que te permite numerosas opciones. Una vez que has alcanzado el punto en donde puedes caminar unos cuantos kilómetros con relativa facilidad, puedes empezar a variar la intensidad. Subir colinas, además de incrementar tu resistencia cardiovascular, es una buena manera de tonificar las piernas. Concéntrate en agrandar tu zancada y subir tu velocidad. No olvides premiarte luego de cada sesión de entrenamiento con unos minutos de estiramientos relajados para ayudarte a evitar dolor muscular.

Escuchar música movida cuando caminas es también una magnífica forma de energizar tu caminata. Pero si usas audífonos, mantén el volumen bajo y mantente atento al tráfico que podrías no escuchar.

Registra tu progreso. Muchos expertos recomiendan una caminata de mínimo 20 minutos al día. Pero las reglas pueden ser flexibles. Ingresa la caminata dentro de tu horario diario cada vez que puedas. Eso puede significar 10 minutos cada día o tal vez largas caminatas de dos a tres veces por semana. El mejor horario es el que te mantiene caminando y te mantiene en forma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s