Aprende a relajarte I. Preparación y primer ejercicio

En la vida diaria, pasamos por múltiples situaciones que nos ponen a prueba y que nos llenan de ansiedad y tensión. Aprender a controlar esos sentimentos es de vital importancia para mantener un sano equilibrio psíquico y físico. Sinembargo, muchas veces, no es fácil poder llegar a un estado de relajación por la cantidad de estímulos del mundo moderno.

Es por eso que desde hoy voy a ir publicando algunos ejercicios que tienen como objetivo la relajación.

EL LUGAR PARA REALIZAR LA RELAJACION

En general las condiciones del lugar donde realicemos la práctica tiene que cumplir unos requisitos mínimos:

  • Ambiente tranquilo, sin demasiados ruidos y lejos de los posibles estímulos exteriores perturbantes.
  • Temperatura adecuada; la habitación tiene que tener una temperatura moderada (ni alta ni baja) para facilitar la relajación.
  • Luz moderada; es importante que se mantenga la habitación con una luz tenue.

LA POSICION PARA LA RELAJACION

Para el entrenamiento podemos utilizar tres tipos de posiciones:

  1. Tendido sobre una cama o un diván con los brazos y las piernas ligeramente en ángulo y apartados del cuerpo.
  2. Un sillón cómodo y con brazos; en este caso es conveniente que utilicemos apoyos para la nuca y los pies.
  3. Sentados en un taburete o banqueta sin respaldo.

No lleves prendas de vestir demasiado ajustadas que puedan interferir en el proceso de entrenamiento o que sean fuente de una tensión extra. Es importante el tema de las gafas, zapatos, sujetadores, lentes de contacto, etc.

EJERCICIO: TOMA DE CONCIENCIA DEL PROPIO CUERPO

  1. En primer lugar concentra tu atención en el mundo exterior, diciendote frases como “Soy consciente de que esta pasando un coche, de que está oscuro, de que mi ropa es roja…”.
  2. Luego, toma conciencia de lo que te rodea, dirije su atención a tu propio cuerpo y tus sensaciones físicas (Soy consciente de que hace frio, de que tengo hambre, de mi tensión en el cuello, del cosquilleo en la planta del pie …).
  3. Ahora pasa alternativamente de un tipo a otro de conciencia (Soy conciente de que me duele la cabeza, de que hay excesiva luz, de que la habitación es cuadrada…).
  4. Realizando este ejercicio podemos darnos cuenta de la diferencia entre el mundo externo y el interior y ser conscientes de ello.

El objetivo fundamental de los métodos de relajación consiste en la producción bajo control del propio sujeto de estados de baja activación del sistema nervioso autónomo. Estos estados de baja activación se logran como una consecuencia del establecimiento de determinadas actitudes y actividades cognitivas. Su logro tendrá como consecuencia en un mayor autocontrol de tus conductas emocionales, comportamentales e intelectuales.

Recuerda que NO debe intentar esforzarse en lograr directamente la relajación. Toda actitud de esfuerzo o de mantenimiento de una expectativa de logro de relajación va a ser contraproducente ya que contribuirá a producir un estado exactamente opuesto a lo que se pretende. La actitud básica debe consistir en la eliminación de toda expectativa de “tener que hacer” o “tener que lograr”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s