Aprende a respirar y oxigena tu cuerpo y tu espíritu

Deberíamos tener en cuenta que la regla que debe seguirse para realizar una buena respiración es el hacerlo siempre por la nariz y no por la boca tal como lo realizamos la mayoría de los occidentales.

El respirar por la boca y no por la nariz lo hacemos a menudo, pero mucho más cuando estamos hablando con otras personas, y esta costumbre nos induce a respirar mal también durante el sueño, sin darnos cuenta del peligro que representa para nuestra salud. Todos los padres deberían acostumbrar a sus hijos a que aprendiesen a respirar por la nariz, dado que una inadecuada respiración puede llegar a obstaculizar el desarrollo de la glándula tiroides. También las amígdalas se infectan al respirar por la boca, produciendo molestas inflamaciones. La naturaleza nos ha provisto de un equipo defensivo para evitar que entren en nuestro organismo impurezas que al final tan solo nos provocan enfermedades.

Así pues, les invito a hacer estos ejercicios para aprender a respirar, sacar mejor provecho de los pulmones y oxigenar mejor las células. Estos ejercicios los empecé a hacer por recomendación de mi abuelito de 93 años que los hace todos los días.

Dentro de los ejercicios respiratorios del yoga, podemos distinguir tres clases de respiración completa que tienen distintos fines terapéuticos:
1. La respiración abdominal, ayuda al buen funcionamiento de nuestro corazón, regula nuestros intestinos y baja nuestra presión arterial alta.

Los ejercicios de respiración abdominal, podemos practicarlos acostados, de pie o también sentados.

  • Durante el ejercicio pondremos nuestra atención en la zona del ombligo.
  • Hundiremos el vientre mientras expulsamos el aire por la nariz;
  • aspiraremos lentamente también por la nariz mientras hacemos que descienda el diafragma, de esta forma la pared abdominal se eleva hacia afuera mientras la parte baja de los pulmones se llena de aire.
  • Al expirar, la pared del abdomen se hunde hacia adentro y así se fuerza la expulsión del aire por la nariz.

2. La respiración media, nos regulará la presión sanguínea, haciendo que nuestra circulación sea idónea por todo el cuerpo, especialmente en los riñones, vesícula biliar, hígado, estómago y bazo.

Los ejercicios de respiración media al igual que la abdominal, podemos hacerla acostados, de pie o también sentados.

  • Con la respiración media llenamos de aire la parte media de los pulmones y durante el ejercicio permanecerán el vientre y los hombros inmóviles.
  • Ponemos toda nuestra atención en las costillas.
  • Expulsamos todo el aire de los pulmones y después comenzamos a aspirar lentamente por la nariz, al propio tiempo iremos ensanchando las costillas hacia los lados.
  • Veremos que al expirar, éstas se contraen obligando que el aire salga por la nariz.

3. La respiración superior nos ayudará a vigorizar los nudos linfáticos hilarios de ambos pulmones aireando por completo el vértice de los mismos.

  • Durante la realización de este ejercicio de respiración dejaremos inmóviles el abdomen y la parte central del pecho. También este ejercicio de respiración lo podemos hacer acostados, de pie o también sentados.
  • Después de centrar totalmente nuestra atención en los pulmones, expulsamos primeramente el aire albergado en los mismos.
  • Aspiramos aire por la nariz lentamente al mismo tiempo que elevamos las clavículas y los hombros, de esta forma llenamos la parte superior de los pulmones.
  • Seguidamente expulsamos el aire de nuevo por la nariz y así los hombros irán bajando pausadamente.

Ejercicio 1:Inspiración abdominal

  • El objetivo de este ejercicio es que la persona dirija el aire inspirado a la parte inferior de los pulmones. Para lo cual se debe colocar una mano en el vientre y otra encima del estómago.
  • En el ejercicio debe de percibir movimiento al respirar en la mano situada en el vientre, pero no en la situada sobre el estómago. Al principio puede parecer dificil, pero es una técnica que se controla en unos 15-20 minutos.

Ejercicio 2: Inspiración abdominal y ventral

  • El objetivo es aprender a dirigir el aire inspirado a la zona inferior y media de los pulmones.
  • Es igual al ejercicio anterior, sin embargo una vez llenado la parte inferior se debe llenar también la zona media.
  • Se debe notar movimiento primero en la mano del abdomen y después en la del vientre.

Ejercicio 3: Inspiración abdominal, ventral y costal

  • El objetivo de este ejercicio es lograr una inspiración completa.
  • La persona, colocada en la postura del ejercicio anterior debe llenar primero de aire la zona del abdomen, después el estómago y por último el pecho.

Ejercicio 4: Espiración

  • Este ejercicio es continuación del 3º, se deben realizar los mismo pasos y después, al espirar, se deben de cerrar los labios de forma que al salir del aire se produzca un breve resoplido.
  • La espiración debe ser pausada y controlada.

Ejercicio 5: Ritmo inspiración – espiración

  • Este ejercicio es similar al anterior pero ahora la inspiración se hace de forma continua, enlazando los tres pasos (abdomen, estomago y pecho).
  • La espiración se hace parecido al ejercicio anterior, pero se debe procurar hacerlo cada vez más silencioso.

Ejercicio 6: Sobregeneralización

  • Este es el paso crucial. Aqui se debe de ir utilizando estos ejercicios en situaciones cotidianas (sentados, de pie, caminando, trabajando, etc.).
  • Hay que ir practicando en las diferentes situaciones: con ruidos, con mucha luz, en la oscuridad, con mucha gente alrededor, sol@, etc.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s