Durante el día hacemos muchas cosas y pasamos por diferentes emociones, la alegría, la tensión, el miedo, etc. Todos ellos se reflejan mediante expresiones en nuestro rostro y una manera de descargar todo es haciéndole un buen masaje.

Hay 19 músculos en la cara que son los que controlan las expresiones faciales. Dales un descanso y hazles un masaje, verás que es una de las más sorprendentemente efectivas formas de recuperar el bienestar en el cuerpo entero.

Instrucciones

1. Échate en una posición cómoda, apoya tu cabeza en una almohada.

2.  Pon un poco de aceite escencial en tus manos y frótalas para calentarlo.

3. Aplícalo por todo el rostro de manera suave y hacia arriba.

4. Pon las yemas de los dedos de tus dos manos en tu frente. Gentil pero firmemente, mueve los dedos de tu  mano derecha en contra de las agujas del reloj y luego los dedos de tu mano izquierda en sentido de las agujas del reloj. Repite alternando estos movimientos circulares en tu frente varias veces.

5. Lleva tus palmas hacia el techo y pon tus pulgares en la comisura de tus ojos, justo a los lados del hueso de tu nariz. Firme pero gentilmente, desliza tus pulgares de un extremo al otro de tus cejas. Baja la presión a medida que te acercas a las sienes. Repite varias veces.

6. Encuentra la parte más alta de cada pómulo. Pon tus yemas de los dedos de ambas manos bajo el hueso. Gentil pero firmemente, haz movimientos circulares mientras bajas los dedos hacia la boca y nariz. mantén tus dedos enfocados en el área carnosa bajo cada pómulo. repite varias veces.

7. Pon cada pulgar en la parte carnosa de tu mandíbula. Si tienes problemas para encontrarla, cierra con fuerza la boca apretando los dientes. En donde sientas que los músculos se tensan, ahí es donde debes poner tus pulgares. Relaja la mandíbula y presiona gentilmente el músculo haciendo círculos por unos momentos.

8.  Amasa tu barbilla. Pon ambos dedos índices sobre tu barbilla y tus pulgares debajo de ésta, de modo que tengas un trozo de barbilla sostenida entre cada índice y pulgar. Masajea por unos minutos.

9.  Pon tus palmas abiertas a cada lado de tu cara. La parte baja de tu mano (donde la mano se encuentra con la muñeca) debe estar en tu barbilla, las palmas en tus mejillas y las puntas de tus dedos en tus sienes. Con un movimiento como barriendo, desliza tus manos hacia arriba, hacia tu coronilla. Repite varias veces.

10. Pon las puntas de tus dedos en la parte alta de tu frente. Ligeros como plumas, muévelos al largo de tu cara. Repite varias veces para terminar el masaje.

Fuente: Ehow.com

 

Acerca de estos anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s