A veces cuando escuchamos hablar del Tai Chi pensamos en ejercicios para “viejitos”, nada más falso. Si bien es cierto, en Tai Chi es una diciplina de bajo impacto y que se puede hacer de forma muy lenta lo cual permite que personas de avanzada edad lo practiquen, no son los únicos que pueden practicarlo, es más, no deberían ser los únicos en practicarlo ya que esta diciplina aporta múltiples beneficios a la salud.

El TAI CHI proporciona beneficios a corto y largo plazo para nuestro cuerpo, sin olvidar la parte que concierne al espíritu. Es una disciplina que puede ser practicada por cualquiera, sin importar edad o sexo. Además:

  • Facilita la concentración,
  • reduce los niveles de estrés
  • disminuye la presión arterial
  • es una ejercicio muy completo que trabaja todos los músculos
  • refuerza las articulaciones.

También contribuye en el control de algunas enfermedades crónicas degenerativas:

  • Muy beneficioso para combatir la artritis, especialmente el estilo Sun.
  • Mejora la estimulación ósea.
  • Resulta bueno para aquellos que sufren diabetes. La práctica del Tai Chi controla los niveles de glucosa.
  • Recomendado para aquellos que sufren dolores musculares o dolores de espalda.
  • El Tai Chi activa los músculos y a través de sus movimientos lentos mejora la flexibilidad.
  • Estimula el sistema cardiovascular sin causar la tensión muscular que pueda ejercer un ejercicio aeróbico.

Y NO ES ABURRIDO, de afuera ver a gente practicando Tai Chi te puede parecer igual de aburrido que ver a un grupo de gente haciendo Yoga pero en ambos casos estos ejercicios son muy reconfortantes cuando se practican y te enganchas tanto que luego se vuelven parte de tu vida.

No sólo fisicamente es un gran ejercicio, a través de la práctica de esta disciplina aprendemos a controlar las energías que fluyen por nuestro cuerpo, a encontrar el equilibrio entre nuestro Yin y nuestro Yang.

La energía Yang implica vitalidad, movimiento, luz y todo aquello que esté relacionado en algún aspecto. El Yang representa al hombre, el verano, la vida, el fuego, el ruido la celebración y el cuerpo, entre otros aspectos.

La energía Yin complementa y contrasta aquello que aporta la energía Yang. Está asociada a la profundidad, la tranquilidad. Representa igualmente la oscuridad, la mujer, el invierno, el sueño, el agua y el espíritu.

Un desequilibrio entre estas dos energías puede causar la enfermedad o el estrés en el ser humano. Para regular y controlar el equilibrio contamos con prácticas como el Tai Chi y sus ejercicios que nos ayudan a conocernos mejor, tanto nuestro cuerpo como por dentro.

Te recomiendo mucho que intentes una clase de Tai Chi, ahora se practica en parques y muchas veces es gratis. Pruébala y luego me comentas.  Ahora un videito para que te des una idea:

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s